Índice de Libertad Económica, muestra a Chile entre las 3 primeras de la región

23

En una reciente publicación del Instituto Libertad y Desarrollo (LyD) se comenta el Índice de Libertad Económica, elaborado por The Heritage Foundation, que cumple 25 años midiendo la libertad económica en 186 países. El informe señala que -aun cuando la valoración del poder judicial chileno es positiva- Chile disminuyó el puntaje que mide efectividad judicial, área que evalúa el correcto funcionamiento de las estructuras legales y su capacidad para proteger los derechos de los ciudadanos.

 A pesar de su baja efectividad judicial, Chile sigue liderando a nivel latinoamericano en libertad económica, alcanzando el puesto N°18 del ranking y siendo calificado como un país “mayormente libre” (mostly free), formando parte de los tres países más libres de América, junto a Canadá y EE.UU.

En el informe se explica que este Índice analiza las políticas económicas en 186 países, los cuales son calificados y ordenados en función de 12 componentes agrupados en cuatro categorías que miden la libertad económica: Estado de Derecho, tamaño del Gobierno, eficiencia regulatoria y apertura de los mercados.

Los resultados del informe correspondiente al año 2019, sobre información disponible hasta mediados de 2018, muestran claramente que los principios y lecciones de la libertad económica han sido ampliamente comprendidos, aceptados e implementados en la práctica por un número significativo de países de todo el mundo. De hecho, hay pruebas convincentes de que la libertad económica y la prosperidad económica van de la mano. Para los relativamente pocos países que siguen un camino socialista o centrado en el Estado, las consecuencias negativas han sido evidentes en su vacilante desempeño económico y la correspondiente caída en sus clasificaciones en el Índice. De las 180 economías medidas, 6 obtienen la designación de “libres” (free); 29 de “mayormente libres” (mostly free); 59 de “moderadamente libres” (moderately free); 64 de “mayormente no libres” (mostly unfree) y 22 “reprimidas” (repressed).

El ranking es encabezado por Hong Kong, le siguen Singapur, Nueva Zelanda y Suiza. Mientras que los que están al final de la lista son Cuba, Venezuela y Corea del Norte.

Por su parte, Chile asciende dos lugares en el ranking, pasando de la posición número 20 en la medición de 2018 a la 18, aumentando también -aunque levemente- su puntaje en el valor del Índice (de 75.2 a 75.4). Con todo esto, Chile se encuentra lejos aún de los niveles previos a 2017. En efecto, en el año 2013 el país registró un valor de 79.0 en el Índice y ubicándose en el 7° lugar.

Asimismo -de los 32 países de América-, Chile logró posicionarse en el tercer lugar del ranking. El informe muestra que se avanzó en libertades laborales, monetarias y para realizar negocios, pero muestra un deterioro en la efectividad judicial (-6.9 puntos).

IMPORTANCIA DE LA LIBERTAD ECONÓMICA EN LOS 25 AÑOS DEL ÍNDICE

El texto afirma que desde su creación el año 1995, el Índice de Libertad Económica de The Heritage Foundation ha mostrado cómo los países han avanzado hacia una mayor libertad económica a través de la reducción del tamaño del Estado y el otorgamiento de oportunidades a las personas para tomar decisiones racionales, alcanzando así una distribución y un uso más eficiente de los recursos.

De acuerdo con los resultados presentados por el Índice desde 1995 hasta hoy, comparado con el desempeño económico y social de los países, el informe concluye que:

  • La propiedad privada y la protección del emprendimiento a través del Estado de Derecho, incentivan el esfuerzo y la iniciativa económica en mayor medida que las ideas colectivistas y socialistas.
  • Gobiernos que controlan las economías de sus países tienden a empobrecer a sus ciudadanos a través del estancamiento de sus economías.
  • La competencia, facilitada por regulaciones eficientes, promueve una mayor productividad y una distribución más eficiente de los recursos, en comparación con una economía centralmente planificada.
  • Países que han adoptado políticas de mercado para facilitar el intercambio, la inversión y el buen funcionamiento de los sistemas financieros se desempeñan mejor que aquellos con políticas proteccionistas. Una forma de corroborar lo anterior es observar algunos de los resultados económicos de los países con mayor libertad económica (los denominados free y mostly free) en relación a los de menor libertad (mostly unfree y repressed).

Para CHILE, el documento arroja que éste continúa liderando a nivel latinoamericano en libertad económica, alcanzando el puesto N° 18 del ranking y siendo calificado como un país “mayormente libre” (mostly free), formando parte de los tres países más libres de América, junto a Canadá y EE.UU.

En términos generales y de acuerdo al informe, “las expectativas en torno a políticas a favor de los negocios y una mayor solidez en materia macroeconómica promovidos por el la actual administración del Estado ayudaron a aumentar la confianza durante el 2018, lo que se tradujo en una recuperación de la inversión luego de cuatro años de consecutivas caídas”.

LyD remarca también que el estudio elogia que el Gobierno haya introducido a discusión la reforma tributaria, destacando las propuestas para incentivar la inversión en capital a partir de una depreciación acelerada, junto con nuevos incentivos para el emprendimiento y la innovación. Adicionalmente, destaca que “la apertura que Chile tiene al comercio global y a la inversión, transparencia regulatoria y un sólido Estado de Derecho siguen constituyendo una base importante para el dinamismo económico”.

Luego, se refiere a las evaluaciones de la institución: en Chile los derechos de propiedad y los contratos son respetados y la expropiación es escasa. En segundo lugar, el poder judicial es independiente y las cortes suelen ser competentes y libres de interferencias políticas. Sin embargo, en materia de integridad gubernamental, a pesar que el país es considerado dentro de los menos corruptos de Latinoamérica, escándalos políticos-institucionales y financieros ocurridos entre 2016 y 2017 han sacudido la confianza pública (casos Caval, financiamiento ilícito de la política, corrupción en Carabineros y otros). Aun cuando la valoración del poder judicial chileno es positiva, Chile disminuyó el puntaje que mide efectividad judicial, área que evalúa el correcto funcionamiento de las estructuras legales y su capacidad para proteger los derechos de los ciudadanos de los actos ilegales de otras personas, el gobierno y otras instituciones.

Si bien, añade, el informe no indica en qué tópicos específicos Chile fue mal evaluado, esta área se compone de los siguientes subfactores: independencia judicial, calidad de los procesos judiciales y favoritismo en las decisiones para funcionarios del gobierno

Se destaca que la tasa máxima del impuesto a las personas se haya reducido al 35%, pero se critica el aumento de la tasa de impuestos corporativo. Por otro lado, en los últimos 3 años, el gasto del gobierno representa el 25,2% del PIB y los déficits fiscales promedian un 2,5% del PIB, mientras que la deuda pública alcanza un 23,6% del mismo.

En general, comenta LyD el marco regulatorio chileno facilita el emprendimiento y el crecimiento de la productividad. Además, destaca que “Chile ha facilitado los procesos de quiebra al clarificar y simplificar las provisiones por liquidación y reorganización”. Sin embargo, sobre el mercado laboral, indica que los aumentos en el salario mínimo han sobrepasado los crecimientos en productividad en los últimos años.

Enseguida, señala que el comercio para el país resulta de gran importancia: el valor combinado de importaciones y exportaciones equivale al 56% de nuestro PIB. Los aranceles efectivos en promedio son bajos (0,6%). El país ha sido capaz de atraer inversión extranjera, gracias a sus políticas económicas basadas en el mercado. El sistema financiero es sólido y competitivo. A pesar de su alta dependencia del petróleo importado y por tanto alta vulnerabilidad a los mercados globales de commodities, el informe considera que la solidez económica del país ha sustentado un repunte en 2018. Chile continúa siendo el mejor país para invertir entre los que conforman la Alianza del Pacífico.

Por último, el informe del Instituto LIbertad y Desarrollo reflexiona sosteniendo que medir la libertad económica en el mundo ha sido durante 25 años un valioso instrumento que ha permitido instalar la importancia de la misma en el desarrollo integral de las naciones. En este sentido, indicadores como el de The Heritage Foundation, analizado en este documento, y el paso de la historia y la comparabilidad entre los distintos países y sus políticas públicas han logrado demostrar que aquellas naciones con mayores grados de libertad consiguen mayor prosperidad, crecimiento y, por ende, más y mejores oportunidades para sus habitantes.  Vea texto íntegro del documento

#DECH

Fuente: http://www.diarioconstitucional.cl/noticias/asuntos-de-interes-publico/2019/03/02/indice-de-libertad-economica-2019-chile-asciende-dos-lugares-en-el-ranking-respecto-a-su-posicion-del-ano-pasado-ocupando-el-puesto-18-a-nivel-mundial/