La compra de contenedores marítimos dados de baja por las compañías navieras o empresas de leasing de contenedores se ha convertido -en el último tiempo- en un asunto habitual por los empresas en general e interesados inversores independientes. En Chile existen dos condiciones o regímenes aduaneros para que un contenedor sea adquirido y quede a libre disposición del comprador.

Los fines y propósitos que tiene la adquisición de contenedores por parte de las personas naturales y/o las empresas son múltiples y variados. Tanto es así que pueden ser destinados a simples bodegas o en configuraciones de mayor complejidad técnica como lo es su transformación en oficinas, casas, salas de venta, plataformas de montaje, piscinas y tantas derivaciones como pueda soportar la capacidad estructural y física del contenedor.

Primero que todo, es necesario aclarar que los contenedores que se encuentran en el mercado nacional e internacional, tienen en general más de 10 años de antigüedad, por lo que su condición estructural está -por decirlo de alguna forma- “menoscabada”; encontrándose con daños originados por el uso frecuente en el transporte internacional de carga, tales como: abolladuras, pisos rotos, manchas y olores. Aunque, no obstante, están aptos para ser utilizados en configuraciones que destine el cliente comprador.

La Compra. Cuando se toma la decisión de adquirir algunos contenedores usados, es aconsejable cotizar en empresas que puedan mostrar físicamente los equipos a disposición, para así elegir el que más cumpla con sus requerimientos o necesidades.

Es muy importante este punto, debido a que tanto en las redes sociales como en algunos portales son muchas las ofertas tentadoras para comprar contenedores a precio económico, pero como “no todo lo que brilla es oro”; hay muchas posibilidades de ser engañado, por consiguiente, haga el siguiente test (prueba de luz).

  • Ingrese en la unidad y pida que cierren las puertas.
  • Luego, busque rayos de luz en el interior, un contenedor en relativas buenas condiciones no debiera tener ningún destello de luz en su interior.

Para hacer esta prueba tome todos los resguardos necesarios para su seguridad.

Lo legal. Es importante que la empresa que realiza venta le entregue toda la documentación aduanera y tributaria en orden. Que le aseguren que el contenedor ha sido internado bajo el régimen arancelario correcto según el destino que le dará usted.

Esto es muy importante debido que en Chile existen dos condiciones o regímenes aduaneros para que un contenedor sea adquirido y quede a libre disposición del comprador. Su conocimiento es necesario y le evitará más de algún dolor de cabeza.

La primera condición es la que se refiere a cuando un contenedor es comprado e internado para ser utilizado para fines de transporte de mercancías (propio de su naturaleza).

En este caso no se permite su transformación en nada que altere su propósito principal. Bajo esta modalidad la empresa o persona que adquiere el contenedor solo debe considerar el pago del correspondiente IVA (ejemplo, 19% en Chile) al estado y no paga el arancel aduanero de internación.

Para acogerse a esta disposición el cliente debe efectuar una declaración jurada de que la unidad solo será usada para los fines que considera esta exención arancelaria y de infringirse esta disposición y si la autoridad aduanera detecta que no se está cumpliendo este régimen el nuevo dueño del equipo podrá enfrentar graves multas y la posible confiscación del contenedor.

La segunda condición es la que se refiere a la compra de un contenedor con el fin de cambiar su naturaleza, esto quiere decir, que usted como comprador puede transformarlo en lo que usted destine, bajo esta modalidad se debe tener presente que pagará el valor del equipo, su IVA (19%), la tasa arancelaria del 6% (ad Valorem) y un 3% de recargo por uso. Además debe firmar la respectiva declaración jurada de fines de uso.

Si bien esta forma es relativamente un poco más costosa, es la forma correcta y legal de adquirir un contenedor y que además le evitará un sin número de problemas con las autoridades.

Cuando tenga la idea de adquirir un contenedor actué de la misma manera que lo haría cuando va comprar un activo para su empresa o un electrodoméstico para su casa: vitrinee, cotice, compare y cumpla con la leyes aduaneras y tributarias de su respectivo país.

Si requiere de asesoría puede escribir a gestion@mascontainer.com

Fuente: Equipo Mascontainer

Consideraciones antes de comprar un contenedor