Nadie está libre de nada ni por nada, cualquiera puede ser víctima de los delitos económicos que personajes comunes vestidos de cuello y corbata puedan hacer. Buscan la oportunidad, analizan al cliente y luego atacan. 

La fiscalía de Chile reconoce a lo delitos económicos -también conocidos como “delitos de cuello y corbata” como todas aquellas conductas ilícitas cometidas por personas naturales, personalmente o a través de personas jurídicas, que afectan el patrimonio de una o más víctimas, el sistema financiero o el mercado en general.

El ámbito que abarcan estos delitos es bastante amplio, comprendiendo desde simples estafas hasta complejos ilícitos financieros, aduaneros o tributarios. Así, los tipos penales considerados “delitos económicos” son aproximadamente 250, figuras que son sancionadas con penas que van desde una simple multa –como ocurre con algunos ilícitos que atentan contra la propiedad intelectual – hasta penas que consisten en 15 años de privación de libertad – en delitos como el de quiebra fraudulenta-.

Para enfrentar este tipo de delitos, la Fiscalía de Chile cuenta con dos grandes herramientas. Una de ellas, es su equipo de 117 fiscales especializados distribuidos en todo el país. La otra, una Unidad Especializada a nivel central que brinda asesoría y apoyo a las investigaciones en el área, además de capacitaciones para colaborar en la especialización de fiscales y profesionales.

Aunque se dice que este tipo de criminalidad forma parte de las prioridades de persecución criminal del Fiscal Nacional, Sabas Chahuán, debido al alto impacto social que generan, bajo la premisa de que un delito de “cuello y corbata” puede violentar a las personas de igual forma que un delito de mayor connotación, sobre todo cuando afecta a una multiplicidad de víctimas.

Para combatir de mejor forma estos delitos y lograr resultados de excelencia, la Fiscalía trabaja coordinadamente con entidades públicas y/o privadas relacionadas con la investigación de la delincuencia económica -Fiscalía Nacional Económica, Superintendencia de Valores y Seguros, Servicios de Impuestos Internos, Servicio Nacional de Aduana, entre otros-.»

A pesar de los esfuerzos profesionales de este equipo de Fiscalia de Chile, muchas de las investigaciones no llegan a buen puerto, y muchos delincuentes siguen aún en libertad, y continúan haciendo de las suyas.

#DECH2017

Fuente: Fiscaliadechile.cl