«Curie» es el nombre que recibe el cable con conexión a internet financiado por Google Inc. e instalado entre Los Ángeles, California y Valparaíso, convirtiéndose en el mayor de los 11 construidos hasta el momento, y que trae a la región la más rápida y segura conectividad de internet.

Tras recorrer 9 mil kilómetros en el lecho submarino, el arribo del cable Curie marca un nuevo hito en el desarrollo tecnológico de Chile. Un cable que brindará ventajas y oportunidades para millones de usuarios de internet.

El cable Curie permitirá servir a los clientes del motor de búsqueda en toda América Latina, y es el mayor de los 11 construidos hasta el momento, teniendo una longitud de casi 10 mil kilómetros.

Curie, el nombre del cable, está puesto en honor a Marie Curie, la renombrada científica que condujo una serie de investigaciones pioneras en el campo de la radioactividad.

Es el primer cable submarino que llega a Chile en aproximadamente 20 años y, una vez instalado, se convierte en una de las «autopistas» de datos más grandes del país. Lo que representa un avance en materia de Internet para muchos países de la región debido a que si bien se cuenta con una alta penetración de la red de redes, esta no está servida de forma óptima por las conexiones de datos internacionales actualmente en funcionamiento.

«Estas inversiones suponen conectividad más rápida y más confiable para todos nuestros usuarios», aseguró Ben Treynor Sloss, vicepresidente de la plataforma en la nube de Google.

«En conjunto -agregó Sloss-, estas inversiones ayudarán a mejorar nuestra red -la más grande del mundo- que según algunos cálculos gestiona el 25 por ciento del tráfico mundial de Internet».

En todo el mundo, la red de Google tiene más de 100 puntos de presencia. Todas estas «partes» de la nube están conectadas por una gran red de miles de kilómetros de fibra óptica alrededor del mundo. Fuente: Google