Expertos prevén que la cantidad de industrias que implementan políticas de RSE podría aumentar hasta un 70%.

La creciente competitividad junto con una generación millennials que está más conectada y sensibilizada, ha influido en que hoy las grandes empresas encuentren en estas prácticas un agregado de valor para potenciar sus negocios. Mineras, retail, banca, celulosa y telecomunicaciones son las compañías más socialmente responsable en nuestro país.

La creciente competitividad influye en que se encuentre en este tipo de políticas un valor agregado para el negocio. Según cifras de Michael Page, compañía experta en reclutamiento de personal profesional y calificado para las empresas, actualmente en Chile el 50% de las empresas multinacionales implementa prácticas de RSE (Responsabilidad Social Empresarial).

Especialistas de PageGroup estiman que la cantidad de industrias socialmente responsables en el país podría aumentar hasta un 70%. “Esto es más prioritario y factible ejecutar en empresas con dotaciones por sobre los 150 colaboradores. En las Pymes sigue siendo un desafío y en general cuesta encontrar departamentos de RSE”, explica Juan Ignacio Silva, gerente de Recursos Humanos para Argentina, Perú, Colombia y Chile de PageGroup.

“La RSE no solamente se compone del cuidado del medio ambiente, sino que también abarca la participación activa de las comunidades, el cuidado de los Derechos Humanos, las prácticas laborales, de operación y los asuntos de los consumidores. Se trata de buscar un equilibrio entre las labores de la compañía y los efectos que ésta tiene en su entorno y colaboradores”, explica Silva.

El gerente de la compañía especialista en reclutamiento advierte que la adopción de estas prácticas pueden ser sencillas y sin la necesidad de tener una gran inversión económica, por ejemplo, dar una charla gratuita en una universidad para determinado segmento. Pero también existen acciones más complejas, como construir casas, pintar, realizar talleres y colaborar con sumas económicas a fundaciones u ONG’s. “Sólo un 5% del presupuesto que vaya apuntado a la RSE, puede ser un valor motivacional para el encargado de Recursos Humanos”, asegura el especialista.

Los beneficios para las compañías que adoptan estas estrategias corporativas, pueden ser tanto internos como externos. “Desde el punto de vista de la Marca Empleadora, se genera un compromiso, orgullo y sentido de pertenencia en los colaboradores a la organización, pero su impacto es difícil de medir. Desde lo económico, se pueden beneficiar tanto en lo legal como en lo tributario, como por ejemplo cuando se hacen donaciones a organizaciones”, explica el gerente de Recurso Humanos.

Comúnmente las políticas de RSE no tienen carácter obligatorio de participación. Son acciones que pretenden buscar las motivaciones intrínsecas de los colaboradores para que puedan aportar desde su espacio. Así también lo expresa tanto la ISO 26000 como las directrices de la OCDE, organizaciones internacionales que orientan a países y compañías en la implementación de la RSE. En Chile las mineras, retail, banca, celulosa y telecomunicaciones son las industrias que más políticas de RSE implementan.